28
MAR
2015

Recomendaciones ante ofertas de empleo en el extranjero

Por parte de compañeros de este Colegio de Sevilla, que se han marchado al extranjero para ejercer profesionalmente ante la falta de trabajo en nuestra Comunidad Autónoma, nos ha llegado información de algunas irregularidades cometidas por las empresas intermediarias de contratación o incluso los propios centros sanitarios o residencias geriátricas en otros países.

Por tanto, para conocimiento de todos los colegiados con perspectivas de salir al extranjero, se hace preciso informar de este asunto sobre determinadas cláusulas abusivas, incluidas en algunos contratos laborales puestos a la firma para el ejercicio en esos países.

Como pudiera ser que en dicho contrato exista alguna cláusula abusiva ya que estas no dejan de ocurrir en alguna ocasión, se debe entender por cláusulas abusivas:
• Las que sean desproporcionadas al objeto del contrato o no se entiendan bien.
• Aquéllas que limiten los derechos de la parte que firme el contrato o no facilite el acceso a los posibles recursos o acciones judiciales que se puedan o deban interponer por causas inherentes al objeto del contrato.
• Y, en general, aquéllas cláusulas que causen perjuicio a la parte que la firma al no haber sido negociada por ambas partes o no haber sido interpuesta de buena fe.

Las cláusulas abusivas pueden encontrarse en todo tipo de relaciones, en cualquier caso, es muy importante tener en cuenta, antes de firmar cualquier contrato lo siguiente:
1. Que la responsabilidad de las partes esté limitada, no atribuyendo a una de las partes todo el peso de la relación contractual.
2. Que haya una remisión expresa a las normas del país en el que se celebra el contrato o en el que tienen su domicilio habitual las partes, para evitar cualquier abuso en el idioma o en el procedimiento.
3. Si el contrato está escrito en otro idioma distinto al español, sea revisado por un experto para evitar sorpresas, ya que la jerga legal, en otro idioma podría ser perfectamente admisible como entendible pero su procedimiento puede ser también muy distinto al español.
4. Que no figuren indemnizaciones por incumplimiento desorbitadas, y guardar equilibrio entre los derechos y las obligaciones de ambas partes en el contrato.
5. Si la relación contractual estableciese otro tipo de prestaciones como alojamiento, manutención, desplazamientos, etc.… las mismas deberían de incluirse en dicho contrato.
6. Entregar en mano al trabajador copia firmada por ambas partes de dicho contrato.

La firma de un contrato laboral en otro país es un paso crucial e importantísimo del que dependerá nuestro futuro profesional y personal. Por ello, no es algo que deba tomarse a la ligera, procurando tomar todas las precauciones a nuestro alcance y consultando todos los pormenores con profesionales que nos expliquen las posibles responsabilidades y consecuencias derivadas, que podríamos adquirir con la firma de un contrato y siempre con conocimiento exacto de lo firmado traducido al español por quien corresponda.

Desde el Colegio tenéis a vuestra disposición el gabinete jurídico para resolver esas dudas, que inevitablemente os surgirán antes de la firma del contrato. Hay que tener en cuenta que las consecuencias negativas devenidas por la firma consentida o irresponsable de un contrato y sus condiciones son responsabilidad directa y exclusiva del firmante, teniendo en cuenta que la jurisdicción para efectuar cualquier reclamación laboral obliga a que la misma debe ser interpuesta por el interesado por medio de abogados del país donde se ejerciera profesionalmente y estuviese ubicada la empresa contratante.